Denuncia a la FIFA y tope salarial

Barcelona, 9 Ago. — Neymar, cuyo debut en PSG sigue incierto, demandará a Barcelona ante la FIFA, en tanto las consecuencias de su millonario y polémico traspaso provocaron un pedido de tope salarial en el fútbol.

El crack brasileño y su padre y representante, Neymar da Silva reclamarán a la FIFA para que Barcelona libere el pago de 26 millones de euros de porcentaje por la última renovación de contrato que las partes habían firmado, afirma Globoesporte.

Barcelona depositó esa comisión en una notaría porque Neymar, tras renovar su contrato hasta 2021, decidió irse a PSG pagando unilateralmente la cláusula de 222 millones de euros. El club está dispuesto a pagar sólo una parte proporcional.

Neymar cree que esos 26 millones de euros forman parte de su salario. La puja demora el Certificado de Trasferencia Internacional (CTI, popularmente conocido como transfer) que Barcelona debe enviar a París para que Neymar pueda debutar el domingo en campo Guingamp, como espera PSG. Barcelona tiene plazo hasta el jueves para permitir que la Federación Española de Fútbol (RFEF) envíe el transfer de Neymar a la Federación Francesa de Fútbol (FFF), aunque el reglamento FIFA establece excepciones.

La RFEF sólo puede negarse a enviar el transfer si “el contrato entre el club anterior y el jugador profesional no ha vencido o no ha habido acuerdo mutuo sobre la rescisión anticipada del mismo”, dice la reglamentación. La negativa de la RFEF debe estar motivada y reflejarlo en el TMS, la plataforma de la FIFA para el registro de los traspasos internacionales de jugadores. Si la RFEF no envía el transfer y el traspaso no se denuncia, transcurridos quince días (el viernes 18), el PSG podría inscribir provisionalmente a Neymar para que jugara el domingo 20 de agosto ante Toulouse en Parque de los Príncipes. El brasileño podría continuar jugando si no hay denuncia. La situación de provisionalidad puede prolongarse un año, transcurrido el cual Neymar sería definitivamente del PSG.

Pero si la RFEF niega el transfer alegando conflicto, la Comisión del Estatuto del Jugador o la Cámara de Resolución de Disputas de la FIFA tendrían que dictar medidas provisionales mientras se resuelve el conflicto.

Jean-Michel Aulas, presidente de Olympique Lyon, había advertido ayer que el Estado francés debía intervenir para controlar cómo pagó a Neymar el PSG, un club controlado por el gobiernod de Qatar, y avisó un estallido en la economía del fútbol. Hoy fue el turno de Karl-Heinz Rummenigge, presidente de Bayern Munich, quien afirmó a Sport Bild que Neymar costó “más que nuestro estadio Allianz Arena” y agregó que la Unión Europea (UE) debería fijar topes salariales en el fútbol. “Me pregunto qué es más importante, si Neymar o el Allianz Arena y me respondo que el Allianz Arena aún cuando la trasferencia de Neymar, impuestos incluídos, haya costado más que el Allianz Arena”, dijo Rummenigge.

Añadió que Bayern Munich no entrará en la locura de traspasos y que sus hinchas están de acuerdo con ello y recordó que su club ya pidió en 2011 al entonces presidente de la UEFA, Michel Platini, que implantara un tope salarial.

“Nos vimos varias veces con Platini en Bruselas, pero aún hoy me pregunto por qué los políticos rechazaron el deseo común que teníamos clubes y UEFA. El fútbol de hoy precisa más racionalidad”, concluyó Rummenigge. / ANSA