La Iglesia es pueblo de pecadores que recibe perdón

 

Ciudad del Vaticano, 9 Ago. — El papa Francisco recordó hoy en la audiencia general de los miércoles, colmada de latinoamericanos a los que saludó especialmente, que la Iglesia es un “pueblo de pecadores que experimentan la misericordia y el perdón de Dios”.

“Vienen de la Argentina, de Ecuador, Colombia, Chile, cuántos latinoamericanos hay hoy”, dijo entre aplausos Francisco, que brindó la audiencia en el aula Paulo VI y tiene previsto realizar una visita pastoral a territorio colombiano en septiembre.

En la catequesis, dedicada al “Perdón divino, motor de la esperanza”, el Papa dijo que -como los escribas que se sentían escandalizados por las palabras de perdón y misericordia de Jesús por los pecadores y los excluidos- también hoy hay quienes “se creen perfectos: pienso en tantos católicos que se creen perfectos y desprecian a los demás”.

“Jesús comparte el dolor humano” y “experimenta compasión”, por eso “abre los brazos a los pecadores”.

“Cuánta gente perdura todavía hoy en una vida equivocada porque no halla a nadie disponible para mirarlo o mirarla de modo distinto, con los ojos, mejor, con el corazón de Dios, es decir con esperanza”.

Francisco subrayó que Jesús “no va a la cruz porque sana a los enfermos, porque predica la caridad, porque proclama las bienaventuranzas. El Hijo de Dios va a la cruz sobre todo porque perdona los pecados, porque quiere la liberación total, definitiva, del corazón del hombre”.

Jesús “ofrece a las personas que se han equivocado la esperanza de una vida nueva, una vida signada por el amor”.

“Nos hace bien pensar que Dios no eligió como primer ingrediente para formar su Iglesia a las personas que no se equivocaban nunca”, “somos todos pobres pecadores, necesitados de la misericordia de Dios que tiene la fuerza de transformarnos y devolvernos la esperanza, cada día”.

La misión primaria y fundamental de la Iglesia es ser un “hospital de campo, un lugar de curación, de misericordia y de perdón, y ser la fuente de esperanza para todos los sufrientes, los desesperados, los pobres, los pecadores y los descartados”.

Al final de la audiencia, Francisco dijo también que está “profundamente dolorido por la masacre ocurrida el domingo pasado en Nigeria, dentro de una iglesia, donde fueron muertas personas inocentes. Y lamentablemente esta mañana llegó la noticia de violencias homicidas en la República Centroafricana, contra la comunidad cristiana”. / ANSA