Gobierno activa plan de acción inmediata y ejecuta programas para enfrentar la sequía

 

La Paz, 3 jul.- Para enfrentar los efectos de la sequía en algunas regiones del territorio nacional, el Gobierno nacional activó un plan de acción inmediata y planificó programas de mediano plazo para garantizar el agua para consumo humano, ganado y riego, afirmó este miércoles el viceministro de Recursos Hídricos y Riego, Eduardo Toromayo.

“El Gobierno está trabajando y planificó acciones para intervenir ante estos efectos adversos. En noviembre de 2023, se ha aprobado recursos de 179 millones de bolivianos que se ejecutan a través de los ministerios de Defensa, Desarrollo Agropecuario y Tierras, y de Medio Ambiente y Agua”, informó el viceministro en Bolivia Tv.

Recordó que el Gobierno entrega a los municipios afectados por la sequía insumos agrícolas y para almacenar agua potable, como geomembranas, politubos, tanques de PVC de diferentes capacidades de 3.500 y 5.000 litros, pastillas potabilizadoras, entre otros materiales.

En 2023, 34 municipios del país fueron afectados por la sequía y hasta marzo pasado se les entregó un stock de insumos, y se prevé hacer otra entrega de los materiales para impermeabilizar atajados y almacenar agua.

Además, se planifica alquilar cisternas para trasladar agua a las comunidades que no tienen el recurso hídrico. También se realiza la perforación de pozos.

Asimismo, Toromayo informó que el Ministerio de Medio Ambiente y Agua planificó la ejecución de proyectos a mediano plazo, como el Programa de riego con enfoque de cuenca, que interviene en los municipios con la construcción de represas y sistemas de riego.

El programa tiene el objetivo de incrementar la productividad de los pequeños productores agropecuarios a través de un aumento en la superficie bajo riego; mejorar la eficiencia en el uso de agua de los sistemas de riego; y mejorar la gestión del recurso hídrico con fines de riego.

Señaló que se espera, además, la aprobación en el Legislativo del proyecto de ley de crédito para el Programa de Gestión Resiliente del Agua, por un monto de $us 150 millones.

Este programa tiene tres componentes: riego familiar comunitario, manejo integral de cuencas y riesgos hidrológicos.

Con este programa, alrededor de 30 000 familias de zonas rurales se beneficiarán al mejorar su capacidad para enfrentar los impactos del cambio climático.

“Es importante preservar las fuentes de agua y se debe trabajar en soluciones sostenibles, si no trabajamos en la conservación y preservación de fuentes de agua vamos a seguir sufriendo por el recurso hídrico”, dijo el viceministro, tras destacar la importancia de su aprobación en el parlamento.

ABI