Salud y PNUD acuerdan acciones para combatir el chagas, malaria y tuberculosis

Universidad Católica Boliviana

 

La Paz, 22 feb —  El Ministerio de Salud y Deportes y el Programa De Las Naciones Unidas Para el Desarrollo (PNUD), firmaron este martes un convenio destinado al fortalecimiento de acciones de control de la Tuberculosis, Bolivia libre de Malaria y la eliminación de la transmisión congénita de chagas, con una inversión de 16.811.862 dólares y una contraparte del Gobierno Nacional.

El ministro de Salud y Deportes, Jeyson Auza, afirmó que la lucha contra esas enfermedades fue silenciosa por décadas del sistema nacional de Salud que permitió la reducción de la incidencia de las mismas, sin embargo, resaltó que es necesario ajustar mecanismos de control y por ello es importante esos acuerdos con el PNUD.

“Este año vamos a recibir una cooperación de 9.917.348 dólares americanos destinados al fortalecimiento del control de la tuberculosis, a un plan denominado libre de la malaria 2022-2024 y un proceso de eliminación de la transmisión congénita de la enfermedad de chagas. Estamos firmando un convenio de apoyo del PNUD en un total de 16.811.862 dólares”, sostuvo la autoridad tras el acto de firma.

Auza detalló que en 2023 el Gobierno boliviano recibirá 3.707.856 dólares, en 2024, se tendrá 2.797.955 dólares y en 2025 para los resultados se recibirá 389.702 divididas en cada una de las actividades y remarcó que ese convenio permitirá reducir la mortalidad y morbilidad en el país a causa de esas enfermedades.

La representante residente del PNUD, Luciana Mermet, resaltó que ese importante acuerdo es producto de un arduo trabajo entre equipos técnicos del Ministerio de Salud del organismo internacional que representa, sectores sociales del país, entre otros, que permitirá realizar acciones de atención y lucha contra esas enfermedades.

“Ministro con este acuerdo decirle que hemos cumplido la labor que nos encomendó de trabajar de la mano del Ministerio de Salud, con todos los colectivos en Bolivia que si bien son sujetos de estas enfermedades, pero también aquellos actores, lo hemos hecho en un momento muy complejo porque Bolivia todavía atraviesa los efectos de la pandemia del COVID-19 y me complace decir que hemos podido movilizar de cara a esta respuesta de los programas, fondos adicionales”, explicó la representante.

El proyecto tiende a reducir la transmisión de Chagas en poblaciones que viven en lugares cálidos, según datos de la dirección de Epidemiología, la prevalencia de la enfermedad es altísima, 17.7% y se pretende reducir el contagio de padres a niños.

En relación a la Malaria se da en poblaciones principalmente del oriente boliviano su prevalencia se calcula en 5.5 por 100.000 habitantes, es decir se redujo ostensiblemente y se tiene datos de su presencia en 11 municipios de Beni, Pando, y uno en La Paz, ambas enfermedades transmitidas por un vector.

La Tuberculosis afecta a la población  en general principalmente de escasos recursos, no solo afecta a los pulmones puede situarse en cualquier órgano y se pueden asociar con otras enfermedades.

UC/MSyD