Richter asegura que Camacho y Calvo actúan “de manera autoritaria” y apuntan a profundizar la violencia

Universidad Católica Boliviana

 

La Paz, 29 oct — El gobernador de Santa Cruz, Fernando Camacho, y el cívico Rómulo Calvo dejaron de lado el cabildo y ahora toman decisiones de “manera autoritaria y vertical”, con la apuesta a “profundizar la violencia” y actuar en la línea de “arrancar por la razón o la fuerza” el censo en 2023, advirtió el portavoz presidencial Jorge Richter.

“Van a profundizar la violencia, porque entienden que con la violencia se genera una indignación colectiva y de presión al Ejecutivo, y con esa presión pueden negociar y como dice en la página 4 de su documento sobre el censo: vamos a arrancarle al gobierno por la razón o la fuerza el censo para el 2023. Ahí está el objetivo, arrancar por la fuerza”, cuestionó.

🖥🇧🇴 *** SIGUE LAS ÚLTIMAS NOTICIAS DESDE TU WHATSAPP 📱

En el Encuentro Plurinacional por el Censo con Consenso de Cochabamba se propuso a los delegados del Comité Interinstitucional cruceño que una comisión técnica integrada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el Comité cruceño y organismos internacionales defina la fecha del censo, ya sea en 2023 o 2024. Hasta el momento no hay una posición oficial, aunque Camacho y Calvo ya la rechazaron.

Mientras tanto la situación en Santa Cruz se agudiza por los enfrentamientos y ataques de sectores afines a los cívicos contra los opuestos al paro. En Concepción quemaron y destruyeron la casa de indígenas ayoreos opuestos al paro, en tanto que en Santa Cruz personas aliadas a los cívicos botaron basura a mujeres Bartolina Sisa y desataron violencia en el Plan 3000, bastión de resistencia a las acciones de Camacho.

“Es posible que desde la gobernación y el Comité pro Santa Cruz se active una violencia mayor”, insistió Richter en una entrevista en Radio Kawsachun Coca e informó que ahora Camacho ya no solo plantea censo sino también federalismo y pacto fiscal, en una escalada de demandas que apuntan a mayor conflictividad.

“Lo que ahora, en realidad le interesa, es el conflicto, el tensionamiento y la exacerbación de lo que significa regionalismo inclemente que nos enfrenta a los bolivianos de una región contra otra”, advirtió.

El sábado 22 empezó el paro en Santa Cruz, aunque las actividades del transporte y gremiales se desarrollaron con relativa normalidad.

ABI