La inicial de tu nombre podría afectar tu destino, según estudio

 

Ciencia, 15 jun — ¿Sabías que la primera letra de tu nombre podría estar dictando más de lo que imaginas? Según una investigación de la Universidad de Utah, publicada en el Journal of Personality and Social Psychology, existe una peculiar conexión entre las iniciales de nuestros nombres y las decisiones vitales que tomamos, como la profesión a ejercer o la ciudad en la que decidimos vivir. Este curioso fenómeno se conoce como «determinismo nominativo», y sugiere que, de manera inconsciente, tendemos a preferir opciones que comparten la misma letra inicial que nuestro nombre.

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores utilizaron técnicas de procesamiento del lenguaje natural, en concreto algoritmos de incrustación de palabras como word2vec y GloVe, para analizar enormes cantidades de datos procedentes de Twitter, Google News, Google Books y la extensa base de datos Common Crawl. Para sus resultados, según afirmaron en el estudio. los científicos controlaron variables relevantes para garantizar la solidez de sus resultados.

Estudios anteriores ya habían señalado indicios de este efecto, pero habían sido criticados por su alcance limitado a unas pocas profesiones y nombres.

En este nuevo y más completo estudio, se revisaron datos que incluyen más de 3.400 nombres de pila de la base de datos de la Administración de la Seguridad Social de los EE. UU., 508 profesiones diferentes y 14,856 ciudades. La investigación revela que existe una inclinación, aunque sutil, de las personas a preferir profesiones y ciudades que comienzan con la misma letra que su nombre.

Por ejemplo, como sugieren estudios anteriores, un individuo llamado Dennis tiene más probabilidades de ser dentista y menos de elegir ser abogado, o de preferir vivir en Denver antes que en Cleveland. Del mismo modo, más allá de lo que plantean los científicos del nuevo estudio, ciertos medios de comunicación han dado ejemplos de nombres completos como referencias anecdóticas –y no estudiadas en el presente estudio– que podrían sugerir cierta legitimidad de la teoría más allá de la mera coincidencia. Por ejemplo, como el corredor Usain Bolt (en referencia a «thunderbolt», que significa rayo) o la presentadora del tiempo Sarah Blizzard (cuyo apellido significa ventisca).

«Egoísmo implícito»

Este fenómeno podría estar relacionado con lo que los investigadores llaman «egoísmo implícito», donde se refleja nuestra tendencia a tener sentimientos positivos hacia elementos que se asocien con nosotros mismos, incluyendo las letras de nuestros nombres. Según un reporte de Forbes, este efecto se ha observado en 14 países y parece influir inconscientemente en nuestras decisiones.

Este patrón no solo se refleja en elecciones obvias, sino que también se extiende a lo largo del tiempo y varía entre géneros: los resultados muestran que, mientras los hombres han exhibido un patrón consistente a lo largo de las décadas, las mujeres mostraron un determinismo nominativo mucho menor en el pasado, aunque este efecto ha aumentado conforme han adquirido más libertad para elegir sus carreras a lo largo del tiempo.

Curiosamente, mientras que las mujeres muestran una preferencia por la primera letra de sus nombres de pila, los hombres tienden a favorecer la primera letra de sus apellidos, según el estudio. Esto podría explicarse por la tradición de que las mujeres cambien sus apellidos al casarse, lo que refuerza su conexión con los nombres que probablemente mantendrán a lo largo de sus vidas.

Determinismo nominativo: un efecto relativamente pequeño

A pesar de lo sorprendente de estos resultados, el estudio se ve limitado por el carácter transversal de los datos, lo que significa que solo ofrece una visión parcial del determinismo nominativo. Sin embargo, podría ser un paso más para añadir cierta credibilidad a su existencia.

Del mismo modo, es importante recordar que el determinismo nominativo representa un efecto relativamente pequeño. La mayoría de las personas no trabajan en profesiones ni viven en ciudades que comiencen con la letra inicial de su nombre. No obstante, el descubrimiento de que nuestras identidades pueden influir en nuestras decisiones de formas apenas perceptibles añade una dimensión intrigante a cómo entendemos la influencia de nuestros nombres en nuestras vidas.

Tomado de DW