Quintana identifica a la Iglesia y las ONG como activadoras de la versión del fraude electoral

Universidad Católica Boliviana

 

La Paz, 1 nov — El ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, identificó a la Iglesia Católica, a líderes de opinión y a algunas ONG de ser las responsables de activar la versión del fraude electoral en el país, desde antes de conocerse los resultados de los comicios generales del 20 de octubre.

Para Quintana, se trata de una ruta al golpe de Estado que se le quiere asestar al presidente Evo Morales, ganador de los comicios en primera vuelta en medio de denuncias de fraude electoral y manipulación del voto por parte del Tribunal Supremo Electoral (TSE), institución a la que califican de estar parcializada con el gobierno.

🖥🇧🇴 *** SIGUE LAS ÚLTIMAS NOTICIAS DESDE TU WHATSAPP 📱📲

“El fraude es una coartada que fue instalada hace bastante tiempo en los medios de comunicación, en las redes sociales, a través de los opinadores contratados, organizaciones no gubernamentales con financiamiento extranjero, la Iglesia Católica alineada con la derecha», refirió Quintana en entrevista con la agencia de noticias rusa, Sputnik.

A juicio de la autoridad, la matriz del fraude fue “un montaje intensivo que se logró irradiar en la sociedad antes del evento electoral”, y que fue aplicado por medio de una serie de pasos diseñados y desencadenados, según cada momento.

Las alertas sobre un fraude electoral se dieron antes de los comicios generales. Los políticos de oposición deslizaron esta denuncia luego de que el partido de gobierno MAS incumplió los resultados del referéndum del 21 de febrero de 2016, en el que perdió Morales, que le impedía habilitarse para una nueva postulación. Sin embargo, un fallo del Tribunal Constitucional lo habilitó por siempre para que sea candidato y el Tribunal Supremo Electoral (TSE) le dio el visto bueno para que postule a las elecciones del 20 de octubre.

Quintana apuntó a Carlos Mesa, quien debía ir a segunda vuelta con Morales, de acuerdo a los datos preliminares, como la primera fuerza de la oposición, de ser parte del proceso de desestabilización. Otro actor, dijo, son los comités cívicos “que se han convertido en los instrumentos operadores del golpe” que articulan las quemas y ataques a instituciones públicas.

Agregó que otras piezas son la Iglesia Católica y organizaciones no gubernamentales “que son como hongos que están operando en el financiamiento”, y vehiculizan un discurso “no solamente del fraude, sino racista, excluyente, muy duro, violento, intolerante”.

Dijo que el objetivo es “quebrar institucionalmente el orden en La Paz” y “si la quiebras (a La Paz) el resto del país cae como dominó, por eso los comités cívicos están trasladando una gran parte de sus fuerzas más violentas, sus núcleos más temerarios a La Paz para asediar al Gobierno”.

Para Quintana “no cabe la menor duda de que es un golpe financiado por los Estados Unidos”, y por lo cual se presenta un escenario de “guerra de alta intensidad para el mediano plazo».

“Va a ser una dura batalla, una batalla campal frente a la virulencia mentirosa de los medios, las redes. Es una guerra de dimensiones muy complejas, desconocidas, que nos va a exigir muchísimo agudizar el pensamiento, la estrategia de autodefensa de este proyecto”, apuntó.

ANF