Ministerio de Medio Ambiente y Agua

Evidencian desatención municipal y obras que continúan paralizadas en colegios de El Alto

 

El Alto, 30 Ago. —  La concejal Wilma Alanoca efectuó, en la última semana, inspecciones a 3 unidades educativas ubicados en la jurisdicción del Distrito 7, en la que evidenció que a 8 meses de esta gestión continúa la  paralización de obras y el funcionamiento precario de ambientes en las que pasan clases los estudiantes.

Alanoca llegó hasta la Unidad Educativa ‘Nueva Miraflores’ en la que, en compañía de la dirigencia de padres de familia, verificó que los mismos papás deben pagar 200 bolivianos por el alquiler mensual de cuatro aulas, además de turnarse para cuidar a los 240 estudiantes del establecimiento, debido a que la Alcaldía alteña paralizó, desde el pasado año, la construcción del muro perimetral y cuatro aulas del programa ‘Mis Escuelas Dignas’.

“Con mayor prioridad nosotros pedimos nuestro muro perimetral que está paralizado desde el año 2014, hasta ahora no se sabe cuándo se va terminar la obra. Nos han reducido el presupuesto para la construcción del muro, además nosotros los padres aportamos para alquilar ambientes, hemos llegado hasta ese extremo”, sostuvo Daniel Choque Sullca, presidente de la Junta Escolar de la Unidad Educativa ‘Nueva Miraflores’.

Posteriormente, la autoridad arribó a la Unidad Educativa ‘Heroína Bartolina Sisa’, ubicado en la zona Buena Vista del mismo Distrito 7, donde se pudo constatar que el establecimiento, creado en 2014, no cuenta con muro perimetral y los, al menos, 80 estudiantes, entre los niveles primero y quinto de primaria,  pasan clases en tres aulas que fueron construidas por los padres de familia, quienes además improvisaron un baño de adobe.

La profesora Agustina Cadena, directora de la Unidad, señaló que “de parte de las autoridades no recibimos ningún apoyo, las aulas que tenemos son de los recursos propios de los papás que sacaron una cuota mensual”.

“No tenemos cancha deportiva para las actividades recreativas de nuestros estudiantes, la Alcaldía no asigna recursos, hay una pugna política porque a las escuelas que apoyan al gobierno municipal les dan mayor preferencia y a los que no los apoyan no les dan ninguna prioridad”, afirmó, por su parte, Eduardo Calcina, profesor que pasa clases con cuatro cursos en una misma aula.

Asimismo, la concejal Wilma Alanoca llegó hasta la Unidad Educativa ‘Héroes de Octubre’, ubicado en la zona Julián Apaza, que cuenta con 800 estudiantes hasta el sexto de secundaria, donde evidenció que 250 metros lineales de muro perimetral, 8 aulas (2 en construcción) y la cancha polifuncional  fueron construidos por la ‘Misión Alianza Noruega’; asimismo, la gubernamental Unidad de Proyectos Especiales (UPRE) construyó 6 aulas. Mientras que por parte de la Alcaldía de El Alto se tiene la construcción de 4 aulas que, además, están paralizadas, en un 85% de avance, desde la gestión 2015.

“Lamentablemente con el ingreso de la Alcaldesa (Soledad Chapetón) se han paralizado las obras, no tenemos un muro perimetral completo. La Alcaldesa se ha comprometido a reiniciar la obras pero no hay cuando y más bien querían demoler esas cuatro aulas y eso nosotros no vamos a permitir. Nos dicen que tenemos que alinearnos al color amarillo de lo contrario nos tildan de masistas”,  denunció Mario Asturizaga, presidente de la Junta Escolar de la Unidad Educativa ‘Héroes de Octubre’.

Ante ese panorama  en las tres escuelas, la concejal Wilma Alanoca sostuvo que se evidencia “mucha negligencia” en la atención de las demandas de las unidades educativas del Distrito 7, “Los papás están haciendo peripecias para poner puertas de tela y pizarras para que los niños puedan pasar sus clases”.

La semana pasada, la concejal del Movimiento Al Socialismo (MAS), Wilma Alanoca, visitó la Unidad Educativa ‘Dionisio Morales’, de la zona Bautista Saavedra del Distrito 14, donde constató las “pésimas condiciones” en que los escolares pasan clases donde se tiene 180 pupitres para 400 estudiantes y la mayor parte de este mobiliario es para niños de nivel inicial, pero la necesidad hace que sea usado por estudiantes de secundaria.

PRENSA – COPLADEP